Sexualidad y Diversidad Funcional

¿Qué sucede con la sexualidad en personas con diversidad funcional? ¿Una persona con X discapacidad tiene interés en el sexo? ¿Pueden tener atractivo y obtener placer?

Estas preguntas nacen exclusivamente del miedo, del desconocimiento y de los tabúes y mitos que hemos construido en torno a una realidad que nos supone una incógnita.

Existen infinitos mitos que, como sociedad, hemos creado en torno a las personas con diversidad funcional (DF). Estos mitos provocan una profunda estigmatización de los individuos, además de que provocan una disminución drástica e innecesaria de su expresión sexual.

Estas invenciones que nos han vendido y hemos creído están muy extendidas.

La idea de este artículo es desmontar algunas de estas mentiras y explicar la verdad sobre su sexualidad. A continuación, os dejo algunas frases que SON MITOS A DERRIBAR:

- Las personas con diversidad funcional no son sexuales.

- Tampoco son deseables.

- No pueden mantener relaciones eróticas

- No son capaces de comprender los límites.

- Necesitan ser protegidos y cuidados siempre.

- No necesitan educación sexual.

- No conviene que las personas con discapacidad intelectual tengan pareja e hijos.

 mujer en silla de ruedas

Imagen: Jessica Barceló

A continuación, os dejo algunas claves REALES sobre las personas con DF.

  1. Las personas con diversidad funcional se interesan por la sexualidad. El erotismo está presente en todo ser humano, sin excepción.
  2. Las personas con discapacidad también son deseadas y amadas.
  3. Sí pueden tener relaciones eróticas y además pueden disfrutar y expresar amor y su sexualidad, si así lo desean.
  4. Pueden sentir placer y satisfacción. En este punto, sí hay que destacar que puede haber algún caso que presente alguna dificultad, que debe evaluarse y tratarse.
  5. La infantilización que solemos hacer sobre las personas con DF nos lleva a pensar que son incapaces de entender los límites. Con una buena educación afectivo-sexual, los entenderán y tendrán una madurez sexual satisfactoria.
  6. La educación sexual no solo es efectiva, sino que es necesaria. Tan solo hace falta adaptar los programas al nivel de comprensión al que vamos a dirigirnos.
  7. Muchas personas con DF llevan una vida independiente autónoma y productiva.
  8. Toman sus propias decisiones en el ámbito sexual y además tienen una orientación del deseo definida.
  9. Por supuesto, pueden formar familia. En algunos casos tal vez necesiten apoyo institucional o familiar, pero no por esto debemos “castrarlos” socialmente ante la posibilidad de procrear.

Por favor, no olvidemos que TODO SER HUMANO tiene unos derechos sexuales.

Y las personas con diversidad también están amparadas por ellos.

Eduquemos afectiva y sexualmente, desmitifiquemos y rompamos el silencio para que esta realidad sea visible y natural.

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Tu carrito está vacío