¿Qué es el Candaulismo?

Sí, CANDAULISMO.

El candaulismo – también conocido como candalagnia o cuckolding – está definida como la excitación sexual que genera el ver a la pareja (afectiva o sexual) manteniendo relaciones sexuales con otra persona. Es decir, es el impulso psicológico de exponer a la pareja (en vivo o en imágenes) ante otras personas para obtener gratificación erótica.  

Esta práctica no viene de ahora. De hecho tiene siglos de historia y un origen bastante remoto. Su nombre proviene del último rey de Lidia llamado Candaules (allá por el 680 a.C.). La esposa de Candaules era tan hermosa, que él sentía el deseo de mostrarla a otros. Escondía a su consejero en el armario para que la viera mientras se desnudaba, ya que le generaba placer erótico.

Candaules, rey de Lidia, muestra a su mujer escondiendo a Giges, uno de sus ministros, mientras se va a la cama (1830), de William Etty

Creo que la historia no terminó muy bien para el rey de Lidia, pero a día de hoy nos ha dejado un fetiche muy interesante.

Ahora bien, es importante aclarar que la candalagnia no supone extorsión o venganza, y nunca se practica sin el consentimiento de ambas partes de la relación. Esto que acabo de definir es abuso, violencia y delito.

Se trata de una preferencia sexual que se engloba dentro de las prácticas voyeuristas, y no nace desde el deseo de desagravio sobre el/la otro/a. El deseo proviene directamente del placer de ambas partes de la pareja, de la admiración, el respeto, el consenso, el mutuo acuerdo y la satisfacción que les produce ver al otro disfrutando.

hombre observando pareja teniendo relaciones
Fuente: Pinterest

Por lo general, esta práctica está asociada al caso de que un hombre expone a su mujer (o la observa con otros hombres y/o mujeres). Sin embargo, en la realidad, los roles son tan variados como las parejas. Cualquier persona (sea del sexo, género u orientación que sea) disfrutan de este tipo de voyeurismo si lo desean.

Además, muchas parejas lo definen como algo muy excitante y novedoso que ayuda a romper con la monotonía y a volver a encender la llama de la pasión.

Existen infinitas formas de practicarlo, y variaciones de la misma práctica. Por ejemplo:

  • Acostarse con otra persona mientras la pareja lo ve en directo mediante videollamada.
  • Que una parte de la pareja se quede como observadora mientras la otra mantiene relaciones sexuales con otro/a.
  • Tener relaciones sexuales con otras personas, con el consentimiento de la pareja, y a posterior contárselo con lujo de detalles.
  • Etcétera.

Dentro de nuestro imaginario de fantasías eróticas hay muchos fetiches. Tan solo tenemos que descubrir si queremos que se queden en la imaginación, o por el contrario, compartirlos e incluso llevarlos a cabo.

 

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Tu carrito está vacío