¿Sabes que es el vaginismo?

Para muchas mujeres el vaginismo es una real pesadilla, ya que esto no es más que una disfunción sexual de la cual muchas chicas han sufrido en algún momento de sus vidas. El solo hablar de ello hace que muchas recuerden el dolor que les ha tocado pasar en algunos de sus encuentros íntimos.

¿Qué es el vaginismo?  

Como lo mencionábamos en el principio, se trata de una disfunción sexual en la mujer, lo cual es un espasmo involuntario que se produce en la musculatura que rodea las paredes de la vagina (contracción del músculo pubococcígeo). Esto puede ocasionar un gran dolor en el momento de la penetración. En la mayoría de los casos imposibilita el coito y la penetración y por ende hace imposible sostener una relación sexual placentera convirtiendo el acto sexual en una completa pesadilla para la mujer. 

Por otro lado, el vaginismo también puede ocasionar problemas como la vaginitis, que también puede producir dolor e inflamación en las paredes vaginales, haciendo más agudo el problema interno. Ya que por medio de esta afección se pueden producir hongos acompañados de mal olor en el flujo vaginal, picazón y hasta  notorios cambios en el equilibrio normal de las bacterias, que comúnmente habitan en la vagina, las cuales la mantienen saludable y con el pH equilibrado.

¿Cuáles son las causas y síntomas del vaginismo?

Normalmente el origen del vaginismo está en una combinación de las causas psíquicas y físicas, que provocan que el cuerpo reaccione repentinamente con la contracción de sus músculos. Muchas mujeres no entienden por qué les ocurre eso.

Causas

Algunas de las causas psíquicas del vaginismo son:

  • Problemas de pareja
  • Temor a diferentes cosas: dolor, rechazo, embarazo indeseado, etc.
  • Traumas, ansiedad o estrés causados por malas experiencias
  • Educación sexual inadecuada e influencia de la religión (sentimiento de culpa)

Algunas de las causas físicas del vaginismo son:

  • El parto/los partos.

  • Una cirugía pélvica.

  • Los cambios hormonales y/o menopausia.

  • Falta de lubricación.

  • El uso de algunos medicamentos.

Sintomas

Podemos encontrar síntomas diferentes, dependiendo de la intensidad de la contracción de los músculos.

  • Ardor, picor y tensión muscular vaginal.
  • Dolor continuado e incomodidad, que pueden dificultar o imposibilitar el encuentro sexual.
  • Dificultad o incapacidad total para insertar un tampón.
  • Dificultad al someterse a una exploración ginecológica.
  • Incapacidad de experimentar un orgasmo por la sensación de incomodidad, dolor o miedo.

¿Cómo curarlo?

Vaginismo es una patología, donde con frecuencia es necesario combinar el tratamiento con fisioterapeutas y psicólogos.

Durante el tratamiento se trata de reeducar los músculos del suelo pélvico para que respondan de manera positiva ante los estímulos.

El tratamiento suele combinar:

  • Terapia para encontrar los motivos de la patología
  • Educación en anatomía y ejercicios de contracción y relajación de los músculos de suelo pélvico.
  • Técnicas de inserción y dilatación gradual, generalmente con la ayuda de dilatadores vaginales.
  • Implicación de la pareja.
  • Continuidad del tratamiento en casa. En este caso se pueden considerar útiles las bolas chinas de varios tamaños para seguir ejercitando el suelo pélvico. 

Para su tratamiento es de vital importancia la identificación de las causas y motivos que causan esta patología.

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Tu carrito está vacío