El primer vibrador de mi vida. ¿Cómo elegirlo?

Cuando compramos nuestro primer juguete erótico, nos enfrentamos a un gran dilema. ¿Debería comprar algo clásico, con una forma simple? ¿Debería ser algo para la estimulación vaginal o para el clítoris? ¿En qué marca invertir? Hay tantas preguntas como opciones para elegir. Puede ser muy difícil para los principiantes encontrar su camino, por eso hemos preparado la siguiente guía para vosotr@s. El primer vibrador de tu vida: ¿en qué pensar para elegir el correcto? 

Ante todo piensa en lo que más placer te da

Antes de comprar tu primer vibrador, debes pensar qué es lo que te da el mayor placer: ¿serán caricias del clítoris, o será una penetración, o tal vez una penetración combinada con un masaje del clítoris? Una buena forma de responder a esta pregunta es observar la forma en que te masturbas. Y cuando descubras tu camino hacia el placer elige un dispositivo que diversifique ese camino.

Los aparatos vibradores se dividen en dos categorías principales: los de estimulación vaginal y los destinados a estimular el clítoris. También están los que estimulan a ambas partes a la vez: los llamados conejitos que tienen un cuerpo para la estimulación en el interior y una lengüeta para la estimulación desde el exterior. 

Masajeadores/Succionadores de clítoris

Si estás segura de que disfrutas más de un masaje de clítoris, elige un masajeador para este propósito. Se recomiendan masajeadores o succionadores para principiantes con una forma clásica, por ejemplo, Satisfyer.

Es muy preciso, es decir, puedes apuntarlo a cualquier parte del clítoris, la que más te guste.

Vibradores clásicos 

En caso de que obtengas la mayor satisfacción al penetrar o masajear el punto G, elige algo más grande: el vibrador clásico. El que tenga una forma regular y recta será el mejor para la penetración. Puedes elegir uno con formas fálicas o algo más sutil.

Sin embargo, si ya ha descubierto tu punto G y sus encantos, te recomendamos un vibrador con una punta especialmente perfilada. Gracias a esta punta plana y truncada, el vibrador se adhiere perfectamente a la pared frontal de la vagina, encontrando y masajeando con precisión el punto G.

Vibradores conejitos

Como mencionamos anteriormente, los vibradores conejo tienen un cuerpo más largo que encaja dentro del cuerpo y una protuberancia que estimula el clítoris. Por tanto, este tipo de vibrador será la mejor opción para las mujeres que logren orgasmos mediante el masaje y la penetración simultánea del clítoris.

Actualmente en el mercado hay una gran cantidad de diferentes tipos de "conejitos", con un apéndice más pequeño o más grande, más ancho o más estrecho, simple o doble. Nuestro favorito es el que tiene una protuberancia dividida que puede estimular el clítoris. Uno de los conejitos más clásicos es el de Happy Rabbit, ¡perfecto como primer juguetito!

Ten en cuenta el material!

¡El material del que está hecho el dispositivo erótico es un tema extremadamente importante! Después de todo, los lugares íntimos son extremadamente sensibles. Muchas mujeres padecen varios tipos de alergias. Por tanto, no tiene sentido invertir en un dispositivo que provocará infecciones recurrentes y visitas frecuentes al ginecólogo.

Afortunadamente, existe un material que es hipoalergénico y no infeccioso. Hablo de silicona médica. En este punto, es el material más seguro que muchos fabricantes utilizan. Lo podemos encontrar en juguetes de Lelo (incluso usa silicona médica premium), Je Joue, We-Vibe, Fifty Shades of Grey o Womanizer.

La silicona ordinaria ocupa un lugar más bajo en la clasificación que la silicona médica. También es un buen material, pero ya puede sensibilizar a las personas intolerantes al látex o la silicona. La silicona común se puede encontrar en dispositivos de marcas más baratas como Marc Dorcel o B Swish.

El plástico ABS ocupa el tercer lugar en el ranking de materiales seguros para el cuerpo. También es un material de baja porosidad, como la silicona. El hecho de que el material sea de baja porosidad significa que no hay espacios diminutos en él donde las bacterias puedan acumularse. El plástico ABS ya no es tan agradable al tacto como la silicona aterciopelada, pero su gran ventaja es que conduce un poco mejor las vibraciones.

Al elegir el primer dispositivo, vale la pena elegir el de silicona (médico u ordinaria) o plástico ABS. Desaconsejamos materiales como el látex o el gel, ya que contienen una alta dosis de ftalatos, que son cancerígenos. ¡No vale la pena! 

Tamaño y fuerza

El tamaño y la potencia también son criterios muy importantes. Uno de los errores más habituales a la hora de comprar tu primer juguete erótico es no comprobar de antemano la potencia de vibración, que puede resultar demasiado débil o demasiado fuerte. Igual que el tamaño que puede resultar demasiado pequeño o demasiado grande. Estos errores ocurren a menudo cuando compramos un vibrador online.

Cuando compras tu primer vibrador, a menudo aún no conoces tus preferencias de fuerza de vibración. Por lo tanto, como el primero, recomendamos un dispositivo que tenga una amplia gama de niveles de potencia, es decir, puede vibrar ligeramente, pero también puede acelerar a un nivel muy alto. Si, por el contrario, sabes que solo obtendrás placer de algo realmente poderoso, invierta en el llamado bodywand: estos son los masajeadores más potentes del mercado.

¿Cómo va con el tamaño? Suponemos que no merece la pena volverse loco con el tamaño con el primer vibrador. Es mejor apostar por algo de hasta 10 o 15 cm que por algo de hasta 20 cm y más. En el caso de un vibrador, el tamaño realmente no importa mucho. 

Finalmente: ¿la batería recargable o las pilas?  

Es tu decisión individual qué tipo de fuente de alimentación elijas. Los vibradores de alta gama siempre están equipados con un motor y un cargador incluidos. La alimentación con baterías alcalinas es el dominio de los dispositivos más baratos.

Ciertamente, elegir un vibrador con motor incorporado es una solución más conveniente y económica. No es necesario tener una batería de repuesto en casa. Y seguramente el motor nos dará un placer más largo que la batería, que simplemente durará menos.

Además, ¡la importante cuestión de la resistencia al agua! Es probable que cualquier vibrador con una entrada de batería se rompa si el agua entra en contacto con las baterías. Es más seguro con el motor. 

¡Y recuerda!

Al elegir un vibrador, no te dejes influenciar por el precio. Incluso si es tu primer vibrador, no intentes ahorrar dinero a toda costa. El hecho de que algo sea más barato también suele significar que es de peor calidad. Realmente es mejor invertir un poco más y tener algo sólido, probado y hecho de material de buena calidad.

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Tu carrito está vacío